Buscar este blog

21/11/12



Le gustaba sentarse en el escalón de la puerta de su casa a ver llover. Se quedada sentado ahí hasta que dejaba de caer agua del cielo.
Con 8, o quizás 9 años, tenía ya la absoluta certeza de que nada era para siempre. Era muy probable que a esa certeza se debiera su afición por los rompecabezas enormes que nunca terminaba de armar porque ya sabía que no iba a soportar la angustia de poner su última pieza de cielo o de montaña o de rostro de mujer, y dejaba que sus tíos y por ahí también su papá, pero nunca su mamá, pensaran que era un niño disperso o rebelde o un simple vago que nunca terminaba lo que empezada, porque prefería ese pensamiento al otro, a la verdad de que era un niño triste con una tremenda conciencia de finitud, con una convicción de párroco de montaña de que nada era para siempre y de que la muerte andaba todo el tiempo con una cáscara de banana en la mano vigilando el andar y las rutinas de las personas, tentada de ponerla en el camino que sabe que tomarán porque a lo mejor algún distraído la pisa y ella se divierte viendo lo que pasa.
Aprendió a resolver  y a amar los acertijos en casa de su abuela, leyéndolos en esos libros enormes que ya no se consiguen por ningún lado y que tenían un nombre tan maravilloso; El Tesoro de la Juventud, que estaban ahí, en la ventana biblioteca de esa casa chorizo y extraña, llena de laberintos sin dragones, y escondites donde se podía jugar a todos los juegos del mundo. Qué nombre esplendido el de esos libros para un niño que veía los crucigramas como cosa de viejos y que por eso no les tenía paciencia, y por eso luego prefirió jugar con ese cubo ridículamente complicado al principio, y que luego, cuando ya se entendían sus movimientos y su gracia, se volvía tan dócil y fácil que se perdía en los rincones del olvido o lo masticaba Laureano.
Ahora ya no era un niño, pero todavía gustaba de ver llover y esperar que pare, sentado en el escalón de la puerta de su casa. Ahora  pensaba en el cubo. Y por esos misteriosos senderos que tiene el pensamiento, de pensar en el cubo pasó a pensar en el ajedrez, en que nunca supo jugar muy bien. Y siguiendo hacia lo profundo por esos senderos pensó en  Susana, en que a ella sí le gustaban los crucigramas y en que aunque tampoco sabía jugar muy bien al ajedrez,  nunca terminó de entender sus movimientos de seis caras de colores que dependían del clima o de la hora, y en que era por eso quizás que nunca supo si su jaque fue mate, porque abandonó el partido cuando lo vio venir, y se fue siguiendo el vuelo de cualquier cosa que a lo mejor era una mariposa o a lo mejor un papel,  y ella le dijo que era disperso, rebelde y un vago que nunca terminaba lo que empezaba, y se fue muy peinada dejando un Rey descubierto y un cubo todo desordenado.
Y aunque se hacía tarde y no paraba de llover, la costumbre le ganaba a las ganas de todo lo demás, y él seguía viendo y esperando y pensando en lo aliviado que se sintió aquella tarde en que Susana casi se daba cuenta de que era un niño triste, pero al final no, y  en qué cara tendría ella ahora  bajo la lluvia, si es que estaba bajo la lluvia, aunque era difícil porque siempre fue muy coqueta y el agua la despeinaba tanto.


2 comentarios:

Estrella Filostar dijo...

Muy bueno. Me gustó mucho.

3xsib5nab5 dijo...

Another choice for preserving these water lines flowing is making use of the right cooling channel surface coating. In addition to the cooling channels benefiting from surface coatings, injection mildew core and cavity components profit from PVD coatings as properly. Rechargeable Candle Lighters The proper coating will improve mildew life and result in longer preventative upkeep intervals. Typical straight-pull injection molds have two halves — the core and cavity — that separate, permitting the part to be removed efficiently. In order for a straight pull mildew to be designed, a part must in a position to|be succesful of|have the power to} be ejected along the road of draw without any obstructions. While this would possibly sound simple, this requirement truly locations some vital limitations on engineers and designers.