Buscar este blog

17/4/12


Me regalaste la ausencia
más dulce del mundo
la sombra eterna de tu piel
y la luz que todavía ilumina mi oscuridad.

Me regalaste un continente
lleno de certezas y de dudas
un desamor que lloro cada noche
y la esperanza que me mantiene en pie cada día.

Me regalaste tu mano que me soltó
porque eso también es el amor
y esta forma inmensa de extrañarte
tan parecida a la felicidad.

6 comentarios:

Estrella Filostar dijo...

Es tan hermoso este poema...
Es hermoso por lo que dice y es hermoso por las muchas interpretaciones que alcanza.

Bien pudiera ir dirigido a la Naturaleza, a la tierra que nos ha visto nacer, a los padres, a un amor ya vivido y acabado...

Yo me quedo con mi interpretación, la que creo que es y la que de todas las posibles que pudieran ser, ésa es la que me ha hecho vibrar y provocarme escalofríos...

"me regalaste tu mano que me soltó" [...] "un desamor que lloro cada noche" "... y esta forma inmensa de extrañarte/ tan parecida a la felicidad."

Grande.

aina dijo...

Sí que es bonito y el segundo párrafo, además, emociona.

Mente Ridícula dijo...

Qué lindo rincón escondido en Internet, va a ser parte de mis recorridas.

Jacint dijo...

:) Qué bien, gracias!

ioqui dijo...

No sé, me dieron ganas de llorar. Nunca voy a poder extrañar y sentir felicidad a la vez. Es algo que nunca aprendí.
A veces las cosas, los pensamientos, las palabras mas sencillas, como este poema, son las mas inentendibles. Por que despiertan sentimientos (dolores, olores, recuerdo) que no sabíamos que estaban.
Por las palabras, salud!

Fernanda Flores Gauffin dijo...

imagino tu voz leyéndolo.. me encantan tus palabras... tan simples y tan completas..