Buscar este blog

30/11/09


No puedo ponerme en tu lugar
no me gusta tu lugar

me duelen los pies
apenas me acerco a tu lugar.


Pero eso no quiere decir nada más.
Ni siquiera querría decir
que te quiero más y mejor
si pudiera hacerlo.

A mi favor debo decir
que lo intento.

Siempre lo intento.


Pero el lugar más cerca al que llego

(que es tuyo también)
tiene una pequeña puerta cerrada

y en el medio
un espejo frente a un espejo.


Ahora

mientras escribo esto
me duelen los pies.

Foto: Gabriel Rigon.

1 comentario:

ANANKÉ dijo...

Los pies duelen cuando uno se pone los zapatos ajenos...
Yo prefiero caminar descalza...