Buscar este blog

13/11/09


Acá no hay primera persona del plural que nos salve, los dos lo sabemos. Apenas amigos... esa palabra que debiera ser mucho mejor y mucho más plural. Pero amigos que no quieren volver a cometer los mismos errores (aunque fueran otros) es casi nada; un recuerdo en la niebla, la esperanza de que uno de los dos cambie y entonces ver qué pasa.
Pero seguimos acá me decís. Y sí. Pero seguimos acá por un recuerdo de felicidad que nos viene corriendo desde atrás y cada tanto grita nuestros nombres, pero no nos alcanzara porque no escuchamos y entonces no nos detenemos. Podemos oír, sabemos que algo nos llama, pero no escuchamos.
Como abrir el cajón y sacar el álbum y mirar las viejas fotos y entender que ya jamás nada será ni remotamente parecido. Pero nos quedamos ahí mirando las fotos y se nos dibuja en los labios la misma vieja sonrisa y dudamos un instante. Luego guardamos el álbum, perdemos la mueca, y seguimos con nuestras vidas.

5 comentarios:

gaya dijo...

y el pasado y el pasado y el pasado y sus ojos y su cuerpo y su boca y sus manos...como si la crearas con tu mente todo el tiempo,como si la plasmaras en un lienzo con acuarelas en mil colores,como si la moldearas en arcilla con tus manos.. y la trajeras desde el tiempo al lado tuyo...de eso se trata me dirás..no hay mas que eso..y si..es asi.

lucia dijo...

lo peor que alguien te puede decir: seamos amigos.

hay que dejar de vivir en el recuerdo, repudiar el presente y tampoco esperar mucho del futuro. para que cuando las cosas lleguen nos hagan mucho mas felices
(estoy de mal humor)

mpab dijo...

Mariposa de madera yo te voy a regalar,haber si te guardas algo y no lo largas a volar..Mariposa de alas de agua,no te quieras escapar,si te busco no te encuentro cuando te encuentro no estas..

maria dijo...

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

maria dijo...

basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar