Buscar este blog

20/12/07


THE LITTLE BOY INSIDE ME


Me encanta, simplemente me encanta caminar descalzo, intentar hacer la vertical, prender sahumerios para ver el hilo de humo, la espuma que hace el aceite de las papas fritas, que me rasquen la espalda, estar horas y horas en la bañera pensando en nada sin más problemas que mis dedos arrugados, las personas que se ríen solas cuando caminan, las mujeres que se ríen cuando me miran, los caramelos masticables, los niños con caras sucias, mi cara sucia, andar en bici sin manos, una flor, una noche, las hadas de mi jardín… y otras muchas cosas más que ya no quiero enumerar.
Hay un niño de 5 años viviendo adentro mío. Casi nunca escribe nada, a veces falta a todos lados para quedarse a jugar, o sueña con tener una abuela de 65 que le cuente historias de cuando era joven y hermosa o sus reglas básicas para pasar el invierno. Que lo llene de besos, que le haga miles de mimos con sus manos sabias y al que al final, pase lo que pase, siempre este de su lado.

2 comentarios:

Mariana dijo...

"Que nadie desepierte al niño dormido, déjenlo que siga soñando."

Lina Masaki dijo...

Osías el Osito en mameluco
paseaba por la calle Chacabuco
mirando las vidrieras de reojo
sin alcancía pero con antojo.

Por fin se decidió y en un bazar
todo esto y mucho más quiso comprar.

Quiero tiempo pero tiempo no apurado,
tiempo de jugar que es el mejor.
Por favor, me lo da suelto y no enjaulado
adentro de un despertador.

Quiero un río con catorce pescaditos
y un jardín sin guardia y sin ladrón.
También quiero para cuando este solito
un poco de conversación.

Quiero cuentos, historietas y novelas
pero no las que andan a botón.
Yo las quiero de la mano de una abuela
que me las lea en camisón.

Quiero todo lo que guardan los espejos
y una flor adentro de un raviol

y también una galera con conejos
y una pelota que haga gol.

(María Elena Walsh)