Buscar este blog

31/3/09


Más bien era un burro. Y no estaba atado. Daba vueltas como boludo alrededor del palenque, pero no estaba atado. El señor del burro suelto le decían. Y ahora resulta que abrir la heladera en una casa ajena es un asunto jodido. Pero solamente quería leche fresca. O mate por qué no. Pero llovía y el leño estaba mojado y el hacha rebotaba.
Que más podíamos hacer. Nos amamos como conejos. Que más podíamos hacer si ya había abierto tu heladera, si el burro daba vueltas como boludo, si el hacha rebotaba...
Y no tiene nada que ver la ampolla, ni el vino, ni la falsa vinchuca, ni la salamanca.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

mejor que los conejos.

Luckres dijo...

Vos podes decir tantas, TANTAS cosas. Sos tan humano. Tan humano que das asco. Podes sostener todo, todo, todo lo que quieras. Algún día voy a contar hasta diez y se van a acabar las vacantes. Odio cuando las cosas me salen MAL. Realmente, asquerosamente, explícitamente, adrede. Si yo pudiese entender porque me ODIO tanto, tal vez el sistema de culpas estaría bien establecido y las cosas serian más fáciles y yo no seguiría engañándome. Pero me voy a engañar una vez más, total yo salgo inocentemente. En fin, me voy a hacer química que es más lo mio. ¿que MIERDA seria de mi sin la quimica, sin simone de beauvoir, sin malena, sin la ropa, sin el esmalte, sin la musica, sin el rosa y sin los caramelos?

ANANKÉ dijo...

Tiene que ver con la apropiacion de un tiempo y espacio... tiene que ver con que a veces, "la inmensidad es tibia y fugaz como el sol" (spinetta).

Anónimo dijo...

nada los iguala

Anónimo dijo...

mmmm el sentimiento de q ya no hay mas nada por hacer es jodido...nada mas?o mas de la nada?no hay nada porq si hay nada ya hay algo......