Buscar este blog

6/11/07


Ríos eran los de antes

Me gustan los ríos.
Antes creía que todos los ríos iban a parar al mar. Dejarse llevar por la corriente era sin dudas llegar al mar. Si alguien decía que no había que seguir la corriente, yo decía: sí, sí, lleguemos al mar. Ya me di cuenta. Ya sé, ya sé. No todos los ríos van a parar al mar, inclusos algunos se llaman ríos y ni agua tienen. Y ahora entiendo porque algunos se llaman hombres y ni… ni agua tienen.
Pero igual me gustan los ríos. Ahora por otra razón: es admirable el estoicismo de esos cursos de agua que aceptan su destino de estanque, de laguna, de lago, de lágrima o de sequía. Hay ríos que llegan al mar, hay ríos que son héroes, hay ríos que son mártires. También hay hombres así.
No toda corriente lleva al mar. A veces hay que luchar contra ella o cambiar de río.

2 comentarios:

el pala dijo...

Todos los Rios llegan al mar, aunque sea volando por las nubes... como los hombres.

Mariana dijo...

la pregunta es: para qué nos interesa ir a dar a la mar que podría sernos ancha y ajena, cuando tenemos la posibilidad de disfrutar de nuestro riachuelito con estruendoso placer?